Transporte por carretera eficaz y eficiente

¿Cómo se puede reducir el consumo de combustible en el transporte de mercancías por carretera? Es la gran pregunta que se hacen quienes trabajan en este sector y que tiene mucho que ver con la economía y el medio ambiente. Y la respuesta está, entre otros factores, en una conducción y gestión eficiente. Veamos cómo.

Recordábamos en otro post que el sector del transporte de mercancías es uno de los mayores responsables en las emisiones de gases invernadero que provienen del ser humano. Es por ello que empresas de logística, como Bilogistik, dediquen su esfuerzo a la protección del medioambiente utilizando rutas que permitan reducir el tiempo de trayecto, emitiendo poco CO2 y todo ello pensando para ofrecer el mejor servicio a cada cliente.

Esta preocupación por economizar tiempo y carburante tiene mucho que ver con varias recomendaciones que realizan profesionales del sector. Entre ellas el buen mantenimiento de la flota, lo que implica la revisión de neumáticos, de la mecánica general del vehículo, tener en orden la documentación de los vehículos, permisos, etc.

También el aprovechamiento óptimo de la carga del vehículo, de manera que la mercancía ocupe la máxima capacidad del transporte. Por un lado, evitando que se rebase la capacidad de los vehículos, lo que repercute en un mayor desgaste de neumáticos, en un incremento del consumo de combustible, porque se requiere mayor potencia del motor para mover la mercancía, lo que implica una mayor emisión de gases contaminantes, etc. Y, por otro, hay que evitar el defecto, es decir, procurar que no haya poca carga en los vehículos, ya que repercute en los costes del transporte.

Planificación del transporte por carretera

Y en cuanto al personal se refiere, es importante remarcar la necesidad de realizar una conducción eficiente. A saber: conducir ahorrando el máximo de combustible (ni acelerones, ni frenazos, ni maniobras bruscas, ni dejar el motor encendido en largas esperas…). Es lo que se conoce como eco-conducción, que aporta beneficios en cuanto a ahorro de combustible se refiere para el desplazamiento de los vehículos —se hacen más kilómetros con un depósito de combustible, por ejemplo— y también en cuanto a ahorro de costes de mantenimiento, porque se cuidan más los neumáticos, el sistema de frenos, etc., elementos susceptibles de desgaste.

También es recomendable saber conducir en condiciones climáticas u orografías diversas (con lluvia, con nieve, en largas calzadas de descenso…) con maniobras que no perjudiquen el estado del motor ni de los neumáticos, ni que hagan aumentar el gasto de combustible.

Además de realizar el recorrido en sí de la mejor forma posible es importante remarcar que, previamente, es necesario planificar una buena ruta, de manera que la distancia sea lo más corta y accesible para los vehículos de transporte. Y todo ello encaminado a realizar un servicio ágil, eficiente y respetuoso con el medio ambiente, como el que realiza Bilogistik para sus clientes.

Contacta con nosotros